El señuelo de las 90 leyes


                   

Miguel Angel Pichetto, jefe del oficialismo en el Senado, desechó de un carpetazo 89 de los 90 proyectos de ley votados al vapor en Diputados y solo dejó para discutir y aprobar el que de verdad le interesaba al cristinismo postrero: la creación como empresa estatal de Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF). Los proyectos referidos  a la nacionalización del Hotel Bauen y otros que se habían esgrimido como señuelo para obtener el quorum de diputados de izquierda, porque eran (al menos así decían) en “defensa de los trabajadores”, fueron drásticamente descartados. Pertenecen al reino de la ficción y no de la realidad política. 

         Cuando critiqué el quorum dado al oficialismo para tratar el paquetazo de leyes, argumentando que era imposible estar en condiciones de votar en un solo día 90 proyectos de ley, recibí toda clase de insultos o comentarios paternalistas de “tristeza y desilusión” por parte de los 'amigos' de las redes sociales.

         Uno de esos “amigos” –institucionalmente ignorante- tuvo el tupé de preguntarme si yo no hubiera dado quorum en una sesión donde se hubiera tratado, por ejemplo, la ley de glaciares. Esa ley, mi estimado, costó un inmenso esfuerzo político para arrancarla del veto total de la Presidencia, volverla a tratar en comisión y conseguir incluso una pata oficialista para meterla en el Senado. Esa “pata” fue el senador Filmus, a quien le gané enérgicamente un debate en televisión y me llamó para llegar a un acuerdo y sacar una ley que de verdad protegiera a los glaciares de la megaminería. Proposición que acepté de inmediato, a pesar de venir de un adversario político, con la condición de que el texto que resultara de ese acuerdo fuera más y no menos restrictivo que el mío original. Aún con ese acuerdo, hubo que dar una lucha feroz en ambas cámaras para torcerle la mano al veto presidencial, batalla parlamentaria que se extendió durante un año y medio. Eso se llama “hacer política”. Darle quorum al tratamiento vertiginoso de 90 leyes, donde va escondida una sola que es la que verdaderamente le interesa al gobierno saliente es, en el mejor de los casos, una insensatez.

         Para colmo de males, este proyecto que será ley por la voluntad de Pichetto y los senadores oficialistas, muestra una vez más el desprecio sempiterno que el kirchnerismo ha tenido por la cuestión ambiental. Darle manija a Yacimientos Carboníferos Fiscales, cuando la conferencia internacional de París sindica al carbón como “el” combustible fósil que más ayuda al calentamiento global; cuando en China se produce una emergencia ambiental por el uso del carbón, parece estúpido sino fuera además, inmoral, porque solo sirve a los intereses parciales de la Presidenta en su “lugar en el mundo”.

         Y esto no es ayudar a Macri, como creen algunos kirchneristas por convicción o por estipendio, sino intentar dotar de lógica a la política argentina.

         Me pregunto entonces: ¿Hasta cuándo el candor de algunos y la deshonestidad de otros impedirá analizar racionalmente los problemas políticos e institucionales? ¿Hasta cuándo el insulto reemplazará la argumentación y el imprescindible debate democrático?

Miguel Bonasso

seguir en redes sociales

facebook

twitter

LIBRO ELECTRÓNICO

OTRAS OPCIONES DE E-BOOK

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...