El caso de Alejandrina Barry en “Lo que no dije…”

Miguel Bonasso, en su libro, retoma alguno de los temas de “Recuerdo de la muerte”, para denunciar la impunidad de los cómplices civiles de la dictadura.

 


En el capítulo VI de “Lo que no dije en Recuerdo de la muerte”, Bonasso comienza planteando el caso de una militante del PTS y referente del movimiento de derechos humanos: “fue una campaña al estilo Goebbels. De manera orgánica y clandestina, directivos de Editorial Atlántida se hicieron cómplices de los marinos de la ESMA y las fuerzas conjuntas del Uruguay en los delitos de secuestro y asesinato de ciudadanos argentinos en Montevideo y sus alrededores, incluyendo la captura de una criatura de tres años, Alejandrina Barry”. La Izquierda Diario lo consultó sobre el tema.

Bregman. El libro muestra la continuidad del aparato represivo, que actuó en la dictadura, cómo se fue reciclando y transformando, pero cómo se mantuvo durante los gobiernos constitucionales. Hay un caso que relatás en el tu libro, que es el Alejandrina Barry, que no trata de los que actuaban en las sombras, sino los que actuaban como grandes propagandistas y justificadores. Tuve la oportunidad de escuchar tu testimonio en la causa, y del tuyo surgía el análisis de cómo actuaban los medios de comunicación en la dictadura.

Bonasso – Efectivamente. Así como la SIDE estableció nexos con los jueces y fiscales, estableció nexos con los dueños de los medios, con sus periodistas. El caso de Atlántida es paradigmático, que tiene que ver con el caso de Alejandrina Barry. Yo cuento en mi libro “Recuerdos de la muerte” el caso del Sopa Alejandro Barry, y Jaime Dri. Su compañera muere en Montevideo. Hay una historia terrible en torno a esto. ¿Qué es lo que hace Editorial Atlántida? Con todas sus publicaciones importantes - Gente, Somos y Para ti– la presentan como “Alejandrina está sola, abandonada por sus padres”, “estos terroristas la abandonan”, una operación canalla y miserable. Eso revela la complicidad, la complicidad de Editorial Atlántida, y quienes eran sus propietarios, Aníbal Vigil, Constancio Vigil y otros vigiles, y vigilantes, y una serie de periodistas como Chiche Gelblung, Botinelli, D’Amico. Esas fueron operaciones, no ya de inteligencia, mucho más, sino que fueron cómplices de crímenes de lesa humanidad de los que se hicieron encubridores. Me avergüenza, como parte al gremio de periodistas, que existan estos grados de complicidad. Por eso he declarado, y me encantaría que pasara algo con algunos de ellos. No fue solo el cabo Gorosito el que reprimió en esta dictadura, no solo los casos más evidentes, sino que hay una serie de personajes que salieron bien librados, y siguen ahí.

Bregman – Lo que es notorio que una justicia que ha sido muy “valiente” en juzgar 3 o 4 veces a Etchecolatz ni siquiera se pone de acuerdo qué juzgado tiene que intervenir en torno a los hechos del caso de Alejandrina Barry. Con un poder judicial que ahora está en todos los medios con lo que muchos llaman “La rebelión de Comodoro Py”, pero que no se han decidido a avanzar, ni los de un sector ni los del otro, alrededor de los civiles que participaron en la dictadura, es muy poco lo que se ha avanzado.

Bonasso - Hay casos emblemáticos que pongo en mi libro es el señor Carlos Bulgheroni, de Bridas, de Pan American Energy, es uno de los miembros de la lista de multimillonarios más grandes del mundo, que hace la revista Forbes y fue uno de los financistas de las acciones ilegales perpetradas en Centroamérica, perpetradas por miembros del Batallón 601, junto a la CIA y la contra nicaraguense. ¿Puso 200 mil dólares ahí o no? ¿Es verdad que en los terrenos de Bridas se entrenaba Juan Martín Siga Correas, alias “Cristo”, pistolero nazi e integrante del 601? ¿Personeros como Fredy Salatini, pistolero del sector nazi de Tacuara? Es empresario petrolero en Mendoza. Y la empresa donde está ha obtenido una concesión hasta el 2027, por parte del gobernador kirchnerista Paco Pérez. Ninguno ha salido a decir “Bonasso miente, es un mentiroso”.

LID - Aprovechando que hablamos del tema de los medios, así como hay relaciones entre los "servicios" y los jueces, entre los "servicios" y empresarios, no se puede olvidar que estas relaciones también llegan al mundo del periodismo.

Bonasso - Yo distingo, a lo largo de mis más de 50 años de profesión, dos épocas. Toda esa época en la que el poder militar estaba muy presente, la presencia de la SIDE era visible. Sabías quién era el tipo de la SIDE en la redacción. Te decían, “guarda con fulano que es tónbo”, se sabía quién era de la SIDE, quien del Ejército, los “policías acreditados” en Casa de Gobierno, sabías quien pertenecía a cada servicio. Cuando regreso del exilio me encuentro con prácticas distintas. Me encuentro con un periodismo que se aleja cada vez más de la investigación, y se centra cada vez más en la operación. En las operaciones políticas, o de inteligencia.

Queda muy poco. Soy uno de los fundadores de Página 12, donde, donde estoy censurado. No tengo un medio hoy que pueda ser el equivalente de lo que fue Página 12 en su momento, donde yo pude hacer investigaciones fuertes. Como la del hijo discapacitado de Videla, que murió en la Colonia Montes de Oca. O aquella tapa con la foto del jefe de estación de la CIA en la Argentina. Así me han negado la visa varias veces en EEUU.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.com/El-caso-de-Alejandrina-Barry-en-Lo-que-no-dije?utm_content=buffer84b9d&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer


seguir en redes sociales

facebook

twitter

LIBRO ELECTRÓNICO

OTRAS OPCIONES DE E-BOOK

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...